martes, 31 de marzo de 2009

Lo leí en la red... (también mientras tomaba mi café, Ja!)


"Se charlaba en la mesa acerca de que en los templos llamados cristianos el equipo de sonido siempre es magnánimo. Esto, combinado con la estruendosidad con que los pastores suelen predicar, convierte a los cultos cristianos en experiencias realmente ruidosas. No cabe duda: entre más necias y huecas son tus palabras, más volumen necesitas"

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero Jr.

3 comentarios:

Jaaziel dijo...

Ouch!
Eso dolio ;)

blessedbygod dijo...

infelizmente es verdad, soy el perilla en mi iglesia y digo que es verdad, porque algunos... no todos son gritones... pero hago el esfuerzo de dejar que Dios fluya por nuestra vida y no las ondas sonoras... Bendiciones.

El Perro dijo...

Jaaziel:
Es más bien "pena ajena" :D

Blessedbygod:
Es cierto, no todos son gritones (o al menos no todo el tiempo) Ja!