martes, 12 de mayo de 2009

Morada de Dios


"...en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu".
Pablo a los Efesios

A veces, cuando nos presentamos y damos nuestro domicilio a una persona, acá en mi "rancho bonito" agregamos unas palabras: “Allí tiene usted su humilde casa”... Estas palabras podrían ser empleadas por Dios para con nosotros; Él podría decir "vivo en Miguel Quintero... allí tiene usted su humilde casa, cuando quiera venir será bien recibido"; pero ...

¿Qué sucede si alguna persona viene a nosotros en busca de Dios?

Una vez, cuando trabajé en una Unidad de apoyo para niños, me citaron a un "centro de apoyo" para una capacitación; me dieron la dirección y me "orientaron" como llegar pues era la primera vez que iba ahí. Cuando llegué al lugar que indicaba la dirección me encontré con un edificio ruinoso y con las ventanas tapiadas, no lo podía creer me detuve un momento a considerar cual había sido mi error, miraba la dirección repasaba las indicaciones hasta que de un costado de ese edificio salió una compañera, pásale es por acá –me dijo- la oficina solo es la esquina del edificio.

Exactamente lo anterior es lo que pasa (en muchas ocasiones) cuando la gente viene a nosotros en busca de Dios, "solo los domingos son del Señor" –decimos en el mejor de los casos- o bien nuestra misma "apariencia" y manera de ser no reflejan que Dios vive en nosotros.

Pablo recuerda a los creyentes en Efeso en donde están ahora, después de haber sido perdonados, redimidos, adoptados... ¡Ahora estamos sentados juntamente con Cristo!

Somos conciudadanos de los santos, somos miembros de la familia de Dios, somos un templo santo en el Señor edificado en el fundamento de los apóstoles y los profetas...

¡Somos morada de Dios en el Espíritu!

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero Jr.

2 comentarios:

Vega dijo...

En Apocalipsis el Señor aborrece la tibieza. No comprendo ese cristianismo dominical, dices muy bien que "somos morada de Dios en el Espíritu", ¿acaso hay un mayor privilegio? tratemos de reflejar su luz en cada minuto de nuestra vida.
Saludos y bendiciones.

El Perro dijo...

Bendiciones Vega:

Cierto, no existe mayor privilegio, ¡Gracia Pura!