jueves, 1 de octubre de 2009

Historia de amor (debut y despedida del perro como escritor de cuentos románticos)


Élla le miraba atenta contemplando sus delicadas facciones, mientras él se miraba embelesado en sus ojos, lo que ella nunca supo -porque él nunca se lo dijo- es que él se había enamorado del reflejo de sí mismo, no de ella.

Por las mañanas élla velaba su sueño, mientras él se levantaba a las once de la mañana y desayunaba en la cama.

A la hora de comida ella esperaba dócil su porcion, mientras él arrebataba del platón incluso lo que no le correspondía.

Élla se conformaba con el paseo de fin de semana, mientras él salía todas las tardes y no llegaba a casa hasta entrada la noche.

Se conocieron en una tarde soleada -a los dos les encantaba tumbarse al sol y disfrutar del calor de sus rayos-.

Élla se enamoró de él y él del reflejo en los ojos de ella. Aún así, ese era un amor que no podía ser:

Jamás he sabido de una boda entre especies distintas. “Pimienta” -mi perra border collie- nunca podría casarse con “Ruso”, el gato de mi vecina.

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero Jr.

3 comentarios:

Darth Akire dijo...

jajajaja están peor que Romeo y Julieta jajajaja, peor que Jack Sparrow y Elizabeth! jajaja
Muy buen cuento, Perro, muy bueno!

El Perro dijo...

El verdadero romanticismo se da en los imposibles!!! XD

ovejita negra dijo...

XD esta hermosooo XD jajaja ambar esta enamorada de unos ojos color miel de su osito de peluche! lo ama, juega con él, lo babea y no hay nadie ni nada que se lo quite.. yo creo que el osito la ama mucho, sin ella.. ya hubiera pasado a peor vida.
Mientras tengas un amor imposible todo será posible...