sábado, 24 de octubre de 2009

La viga en el ojo...


Es curioso, ante mi duda surge la respuesta (ésta última, en ese blog que su autora me pidió no citar) y es algo inesperado... o quizá demasiado predecible:

"Gabriela dijo...
Por favor Miguel, ¿podrías quitar esta transcripción de mi artículo y el enlace a mi blog? Gracias.
24 de octubre de 2009 08:34 PM...

El Perro dijo...
Si podría. ¿Alguna razón en particular? No entiendo el tono de tu petición.
24 de octubre de 2009 08:58 PM...

Gabriela (en su blog): Sí, claro, una razón muy particular y específica: No de­seo figurar ni siquiera citada en blogs o sitios que contengan una insignia ultra en nombre de Jesucristo, insignia que, oh casualidad, presume de guardar la “sana doctrina”.
O elijes a ese dios, con su insignia nazi-​sionista –incluidas sus contradicciones brillantes-​, o elijes al diablo. Y yo soy el diablo, ya se sabe, y ése es mi texto. Yo no puedo obligarte a elegir, sólo que me parece que no se unen el agua y el aceite. No quiero que reposteen el texto que me dicta el diablo en blogs divina­mente santifica­dos con una insignia que clama por Israel y sus guerras, el pueblo elegido.
En cuanto al tono, es de in­te­rroga­ción. Cuando las fra­ses están entre signos de pregunta, son de tono in­te­rrogativo, maestro.
Si no deseas quitarlo, es tu blog. Gracias igual..."

¿No es extraño que con una notable intolerancia se señale a otro acusándole de intolerante? Hasta donde puedo verlo la insigna mencionada no presume nada en particular y si la he colocado en mi blog (barra lateral, abajo) es porque me identifico con una parte de esa descripción que Daniel Dañeiluk (a quien considero mi hermano y amigo) ha escrito y me ha distinguido de alguna manera al mencionarme en ella:

"A mis amigos... Que se animan a ir contra la corriente;
Que no siempre piensan como yo..."

Conocí a Daniel en mis inicios como bloggero por un desacuerdo que tuvimos. Pero en lugar de señalarnos nos comunicamos y relacionamos. Es cierto, Daniel tiene algunas ideas con las que nunca estaré de acuerdo (y creo que eso nos queda claro a los dos) pero encuentro más tolerancia en sus palabras para conmigo que en el tono (no de interrogación) con el que Gabriela le señala (y me señala, aún sin mencionarlo).

La iglesia cristiana no solo se distingue por tener todo en común (como mencioné en el post anterior) sino además por ser una iglesia inclusiva donde el diálogo y el acuerdo se da, aún en las diferencias (o al menos se daba en sus inicios, como Lucas lo atestigua al escribir el encuentro/concilio en Jerusalen).

Busquemos primero sacar "las vigas" propias antes de señalar "la paja/insigna" en el ojo (o blog) ajeno...

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero Jr.

No hay comentarios.: