domingo, 8 de noviembre de 2009

Somos la iglesia...


"Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella."
Jesús a Pedro

Soy un perro apasionado por el tema de la iglesia. Qué es, cuál es su misión, cómo se vive (hace, juega o demás...) Y quizá ese es precisamente el primer problema: Me enfoco demasiado en "cómo hace iglesia" o "cómo debe ser la iglesia" y me olvido de lo principal... Yo soy la iglesia (como diría hace tiempo Fausto).

La primera referencia que encuentro a la iglesia es en estas palabras de Jesús a Pedro: edificaré mi iglesia.

Nos concentramos tanto en los "cómos y los porqués" que se nos olvida que Jesús es el quién:

Él edifica su iglesia. No nosotros con nuestras denominaciones, nodenominaciones, emergentes, orgánicas u otros apelativos.

Jesús edifica la iglesia. No nosotros con nuestros deseos, intenciones, sermones y oraciones.

Jesús edifica su iglesia, nosotros somos barro en sus manos que somos edificados sobre la roca firme.

Jesús edifica su iglesia, él se entregó por ella para presentarsela a sí mismo, pura, santa y sin mancha.

Pero entonces, ¿Qué debo hacer yo? ¿Cómo colaboro en este maravilloso proyecto que es la iglesia (de la cual soy parte)?

Cuando reconocemos quién es Jesús, comenzamos a ser iglesia, cuando reconocemos quién es Jesús reconocemos quienes somos nosotros, y nos abandonamos en sus manos para ser la iglesia que él soñó.

"¿Por qué hay muchos que cuando hablan de la iglesia, lo hacen como si se refirieran a una realidad a la que no pertenecen? ¿No se identifican con ella? A esos que se definen como creyentes deben entender que hay que ser Iglesia para hablar de la Iglesia"

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero

2 comentarios:

veldugo01 dijo...

AMEN!!!!! Cuando la iglesia es el resultado de nuestros propios esfuerzos religiosos (que no lo es, porque si es la que edifica Cristo entonces no puede ser lo contrario, pero nos creamos la ilusión... sabes...) no tiene ninguna diferencia a los que Pablo meciona en Romanos 1: "A pesar de haber conocido a Dios a Dios, no lo glorificaron como a Dios ni le dieron gracias..." Que a veces le achacamos a los "paganos-idolatras-homosexuales-estrellasderock-aberrantes" pero que muchas otras no dista de lo que puede que seamos...
AMEN!

Javi Melaza dijo...

En palabras más simples: Reconocer a Jesús para aprender lo demás.

Saludos.