domingo, 11 de julio de 2010

90- Punto sin retorno


Hoy han pasado noventa días desde que iniciamos esta nueva jornada. Me he propuesto escribir diariamente durante seis meses (y eso he intentado) no para documentar el proceso, sino para expresar mi sentir y abrir un espacio para compartir y conversar.

Hoy he llegado al punto sin retorno en la jornada. En un viaje, si decidiera regresar, este sería el momento justo. Si avanzo un poco más no habría forma de volver atrás. Y no deseo volver atrás, como Pablo digo: "he decidido no fijarme en lo que ya he recorrido, sino que ahora me concentro en lo que me falta por recorrer."

¿Qué ha hecho Dios conmigo en este tiempo? Creo que sería justo decir "qué ha hecho con nosotros"... si, ¡Nosotros!

Doy gracias a Dios por sus vidas, por mis herman@s que me acompañan en esta jornada no porque crean en mi (gracias a Dios) sino porque creen en una vida de iglesia natural y orgánica, la vida de Cristo en nosotros; porque creen que el Espíritu todavía habla a los corazones cuando están unánimes y puede dirigir nuestro hacer y proceder; porque creen que Dios desea una relación y no una religión; porque creen que ha llegado el tiempo de decir adios a las estructuras, a los odres viejos y acartonados, a las cosas que controlamos (o creemos controlar) en nuestras fuerzas.

Esto sigue... gracias por leer y compartir nuestra historia hasta hoy.

180x6: Día a día en el Camino.

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero

2 comentarios:

Darth Akire dijo...

Perro, no había podido comentar gracias a mi conexión :S
Pero hoy que puedo, quiero decirte que lo que ustedes hacen (chocolatosa y tú) es admirable. Es un camino largo, muy pesado, difícil, lleno de críticas, de baches de clima tormentoso... has visto todo eso y más. Pero también has visto resultados buenos de todo el esfuerzo.

Aprendo de ustedes en cada decisión que toman y en cada palabra que dicen. Pido a Dios que siempre sean fuertes para todo lo que venga.
Me siento privilegiada de ser amiga de ustedes y que ustedes nos consideren personas valiosas.

Los quiero mucho, mucho Perro, están siempre en mi corazón.

Miguel Quintero (el perro, pues) dijo...

Akire: Gracias por tus palabras, amistad y oraciones! El Señor cumplirá su propósito!