sábado, 24 de diciembre de 2011

Christmas is all around

Dios se hizo hombre. El amor se hizo carne y habitó entre nosotros... de eso se trata la navidad ¿o no? El perfecto amor dando sentido a nuestros pobres conceptos de lo que el amor significa.

Mientras tanto, más de dos mil años después, perdidos en las luces de la fiesta, estamos lejos de esa historia... y lejos del verdadero amor.

Quizá por eso odié a Billy Mack (Love actually), quizá por eso mismo lo amé. Billy Mack (hedonista, irreverente, soberbio y perezoso) encarna por mucho los valores navideños en los que nos hemos perdido. Un mediocre cantante con un mediocre éxito, transforma una canción “de amor” en una navideña... y descaradamente acepta lo estúpido que es esto.

Billy Mack sabe que está perdido y que nada de lo que haga restituirá su pasada gloria. Sin embargo contra todo pronóstico su canción se convierte en un éxito.

¿Quién no desearía este final feliz en navidad? ¡Billy Mack! El deja la fiesta y regresa al lado de su manejador para embriagarse y ver porno con la única persona que sabe ha sido un incondicional amigo.

Love actually no es una película sobre “el verdadero sentido de la navidad” sin embargo retrata fielmente el lado humano del amor... ese que no alcanza al perfecto y verdadero que se supone celebramos en estas fechas.

2 comentarios:

veldugo01 dijo...

Una de mis películas favoritas, y mi personaje favorito: en bancarrota, un roquero que logra éxito con una canción que a él mismo le pareció estúpida...Ordinaria navidad que nos trajo lo extraordinario...

el perro dijo...

La película no es de las que yo hubiera visto, pero mi esposa me invitó a hacerla y me encantó.

Me gustaron todas esas historias entretejidas que muestran "nuestro mejor esfuerzo" por amar y ser amados.