lunes, 26 de diciembre de 2011

la paja y la viga

Era capaz de encontrar una aguja en un pajar de un vistazo.

Nada escapaba de su mirada.  Lo que para él era evidente, parecía oculto a los ojos de los demás.  El más mínimo detalle se develaba para quienes le rodeaban en cuanto él lo señalaba.

Quizá por ello quienes le rodeaban le temían.  Temían que sus profundos ojos negros no solo exploraran el exterior, sino que escudriñando sus corazones descubriera sus secretos más obscuros.

Fue un alivio para todos cuando supieron lo que le había sucedido. Irónicamente, no "había visto venir el accidente".   Accidente que le había dejado literal y permanentemente "con una viga en el ojo".

No hay comentarios.: