jueves, 12 de enero de 2012

de colas y oraciones

-Gracias Dios porque tu justicia es para todos y cada quien recibirá su justo castigo. ¡O todos coludos o todos rabones!  Oraba una zorra de hocico puntiagudo y lengua afilada.

-Te doy gracias porque no soy como ninguno de los otros animales del bosque. No tengo la listada cola del mañoso mapache, ni la esponjosa cola de la ardilla avariciosa; no tengo la pereza del oso, ni la soberbia del Ciervo (que de siervo solo es homófono) y tampoco soy como este estúpido burro de largas orejas. Continuó diciendo, mientras extendía su hocico hacia el jumento.

Mientras tanto, el burro con sus orejas bajas y gratitud en su corazón, pastaba tranquilamente.

Y aunque el dicho reza "el burro hablando de orejas", era la zorra quien hablaba de ellas, teniendo además una larga cola que pisar...

Suele suceder que la zorra nunca ve su propia cola, sobre todo a la hora de orar.

1 comentario:

Isa dijo...

¡Muy buen post!,y sí que está para pensar, en cuántas veces nos comportamos al igual que la zorra.
Feliz año muy de acomodarse...a los despidos, aumentos de precio en: alimentos, gasolina y etc,etc,etc., é incluso a nuevas elecciones presidenciales.
Saludos!!!!!