jueves, 9 de febrero de 2012

amanecer...

La luz se cuela entre las cortinas y poco a poco llena de color lo que hace unos momentos era gris. A lo lejos, se escuchan ladrar los perros... a lo lejos. Escucho el canto de las aves, van y vienen en la libertad de su vuelo. Siento la tibieza de tu piel mi compañera, mi amiga, confidente sabedora de mi palabra secreta.

Muchos amaneceres han pasado, muchos amaneceres. ¿Cuántos despertares puede haber? Hoy es uno... quizá el primero.

1 comentario:

Isa dijo...

¡Qué bonito! ¡Muy romántico! Muy bien por ti. :)