domingo, 26 de febrero de 2012

Érase una vez un silencio incómodo.  Se hizo presente en medio de una conversación a la que nadie le había invitado.

Quienes conversaban se sintieron incómodos con su presencia y el silencio incómodo se sintió fuera de su zona de confort, porque se sabía intruso.

Por fin, uno de los interlocutores sonrió resignado y abrió la boca para romper el silencio.  El silencio incómodo salió de ahí feliz, realmente él prefería la soledad a estar presente en donde nadie le había llamado.

No hay comentarios.: