domingo, 27 de abril de 2008

Como niños...


¿No se ofende si le digo algo? Me dijo Jorge nuestro nuevo vecino, un hombre entrado en los cincuentas, (mientras instalabamos el fregadero) ¡Ustedes se me "afiguran" como unos niños!

¡Ustedes se entretienen con cualquier cosa! -agregó.

Y es cierto: Una vuelta al parque, dibujar, platicar con los chicos en la calle, leer en el autobus, jugar con el perro, un par de comics (¡A mis treinta y tantos!!!), tirar una "cascarita" en la cancha de la escuela, tener una cita pokemón con mi sobrino, son algunas de las muchas cosas que disfruto.

Creo que las personas comenzamos a morir cuando perdemos nuestra "capacidad de asombro" es decir la habilidad de mirar la vida con nuevos ojos cada día.

No en vano el Señor declaró:"...el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él".

Si mi vecino supiera que en la escuela además de ser conocido como "El Perro" los alumnos me apodan (a mis espaldas -¡Hasta creen que no lo se!-) Niñor (niño-señor), Chabelo (por aquello de ser el amigo de todos los niños) o Barney (¿Por qué será?), no le habría dado tantas vueltas a su observación...

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero Jr.

1 comentario:

Gusmar Sosa dijo...

Capaidad de asombro!!! a veces la pierdo brother, pero intentaré no hacerlo más.