sábado, 4 de abril de 2009

¿Cómo se sostiene una iglesia? II


"Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor. Asimismo te ruego también a ti, compañero fiel, que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida"
Pablo en su carta a los Filipenses

Pablo invita a la iglesia en Filipos y de manera personal a Evodia y Síntique a ser de un mismo sentir en el Señor. Pablo sabía lo que era vivir en desacuerdo, había tenido una pelea con Bernabé que había resultado en la división de su equipo misionero... sin embargo, años después Marcos la causa del desacuerdo era útil a Pablo y a la obra de Dios.

Si deseamos colaborar en el sostenimiento de la iglesia para que ésta permanezca debemos buscar ser de un mismo sentir.

La comunión no se limita a tener celebraciones y días de campo. La comunión no se limita a reunirnos semana a semana para “darnos la mano, abrazarnos y/o darnos un beso”, la comunión no se limita a visitar al hermano o hermana “porque no ha venido”. La comunión es que en medio de nuestras diferencias lleguemos a un mismo sentir en el Señor.

La comunión significa que Dios habla “corporativamente” dándonos la oportunidad de ser unánimes y sentir lo mismo: En una carrera tus ojos miran a la meta, tus brazos cortan el aire, tus pulmones adaptan el ritmo de respiración... no solamente corres con las piernas.

Si deseamos sostener la iglesia, todos debemos escuchar y hacer lo que nos corresponde, debemos ser de un mismo sentir cuando Dios habla.

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero Jr.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Usted es pastor? No se nota

El Perro dijo...

Estimado anónimo:
¡Muchísimas gracias! Esa es la intención.

Jaaziel dijo...

Que bueno!!
Es solo Dios quien pone "Unidad", en nosotros "solo" está permanecer unanimes, y buscar su rostro...
Me he reido muchisimo con el comentario anonimo y tu contestación ;-D
Es un placer volver a leerte regularmente
Un abrazo fuerte

Luis Enrique Alvarado dijo...

un solo sentir!!!! esa era una de las bases de la primera iglesia, gracias por este articulo es muy bueno.

Bendiciones

Atte.
Luis E. Alvarado

El Perro dijo...

Jaaziel:
Unánimes, palabra fácil... acción difícil en este tiempo.
Qué puedo decir, me encantan los anónimos porque me dan material... y sí, para mi es un gusto escribir más regularmente ¡Lo necesitaba!
Un abrazo Hermano!

Luis Enrique:
Reitero las gracias por tu visita acá.
Y sí, no solo era una de las bases... sigue siéndolo.
Bendiciones!

El Ojo Protestante blog dijo...

Querido Miguel:
Este artículo es simple, directo, inimpugnable. Creo que de alguna manera es un excelente corolario de la serie de post que leímos últimamente.

Hace poco, en la Iglesia en la que nos congregamos, advertimos que ocurría entre los jóvenes cierto "desbande". La situación se estaba yendo de las manos y los jóvenes tenían conductas peligrosamente parecidas a la mundanalidad, y para peor, ocultas a los padres y líderes.
La respuesta del pastor fue reunir a los líderes y padres y enfrentar el problema, planteando estrategias de acuerdo a los fundamentos bíblicos que deberían regir la conducta de los creyentes, especialmente en cuanto a "ser modelo de los creyentes ante los demás" (parafaseado del consejos de Pablo a Timoteo) pero priorizando el presente y futuro y presente de los propios implicados, adolescentes y jóvenes a quienes amamos... y son nuestros hijos.
De algo originalmente triste y a priori frustrante surgió así una meta en común, un motivo para la unidad de espíritu, de oración y de acción.
Podría decirse que en esto se plasmó la utopía, aunque sea temporal de "Ser de un mismo sentir".

Te mando un afectuoso abrazo
Eres un Pastor que hace honor a su vocación

Hermosa serie
Dany

El Perro dijo...

Daniel:

Ser de un mismo sentir, de un alma, es algo que debemos anhelar y seguir (nadie dijo que sería fácil de lograr)

Y, efectivamente es en tiempo de prueba cuando los cristianos buscamos alternativas de solución de manera más unánime y escuchando incluso a los hermanos que en otra situación no se haría (lamentablemente).

Olvidamos que sostener la iglesia no se refiere a ser "funcionales" sino vivientes en toda la extensión de la palabra.

Un abrazo!