domingo, 31 de agosto de 2008

Por el cumple de mi carna: ¿Compartir o hacer la venta?


Ayer fue el cumpleaños de mi carnal León. 33 años se dicen fácil (y para muchos lo fueron o lo son) pero la verdad creo que a él y a mi nos dió por la nostalgia... (¡Hasta cantamos juntos nuestra "opera prima": "Somos el Grupo Pitufar"! lol).

Por su cumple quiero recordar una historia que alguna vez titulé "¿Compartir o hacer la venta?":

Cuando eramos adolescentes, mi hermano y yo trabajamos como vendedores casa por casa, vendíamos un juego de jarra y vasos hechos de “melamina”. La verdad, no sabíamos a ciencia cierta que era ese material, pero al llegar a una casa ponderábamos las características de nuestro producto con el fin de venderlo. En una ocasión una señora preguntó a mi hermano: -¿Qué es la “melamina”? A lo que mi hermano respondió: -Es una aleación de plástico y acero, es un vaso con la durabilidad del plástico pero con la calidad del cristal cortado. Por supuesto que la señora hizo la compra.

Cuantas veces hacemos del evangelio un producto de venta; no nos importa que la gente conozca el “producto” solo nos interesa “hacer la venta”. Compartir el evangelio no es solamente hablar, compartir el evangelio no es repartir casa por casa propaganda del cielo, compartir el evangelio no es gritar por las calles que el camino de la gente es “camino de muerte”.

Compartir el evangelio es compartir diariamente con los demás la vida que hemos recibido, es orar por los enfermos, echar fuera demonios, vivificar a los muertos... es dar gratuitamente lo que gratuitamente nos han dado.


¡Feliz cumple carna!

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero Jr.

5 comentarios:

Jaaziel dijo...

Amen.
Muy bueno, mi hermano.
Un abrazo desde España, donde se te quiere.

Anónimo dijo...

...es dar gratuitamente lo que gratuitamente nos han dado!
Su amor, perdón, abrazo y ternura en nuestras vidas..
Por eso me cautivo y regrese a él, a Jesús.
Ovejita Negra.

Gusmar Sosa dijo...

Brother, muchas veces solo salgo a hacer la venta, que Dios me perdone.

Isa dijo...

¡Felicidades a tu hermano! y sí, efectivamente así tomamos desgraciadamente el compartir el mensaje del evangelio con otros, como una venta, ¡triste, muy triste situación!.
Saludos.

El Perro dijo...

Jazz! Gracias por tu visita, en este tiempo unplugged, oro mucho por ustedes.

Ovejita: El Señor es quien te llamó, yo solamente (y de una manera muy torpe) di unos cuantos ladridos.

Gusmar: Imaginate yo, que hasta la escuela tengo.

Isa: Y algunos hasta venden por mayoreo! Bendiciones!