lunes, 23 de marzo de 2009

¿Dios tiene un tatuaje?


Aún recuerdo aquel artículo de Poder en Línea que levantó tanto revuelo: Cristianos por apariencia, Cristianos por conciencia. En el que Carlos mencionó el pasaje de cantares "Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo; porque fuerte como la muerte es el amor..."

Aunque el artículo trataba con (y de) las apariencias durante un tiempo le estuve dando vueltas a esa "práctica pagana" (Ja!) que llamamos tatuaje: Dice el Profeta Isaías, “Mira, te llevo tatuada en la palma de mi mano”. Bien sé, que algunos interpretarán esto como "una figura... no literal"(obviamente, agregarán), no tengo problema con eso aún cuando no es "literal" es una preciosa promesa.

Hoy me he encontrado con esta promesa en el blog de Pablo Martínez: "Que maravilloso. Amados, sentirnos amados por un Dios apasionado. Dios enamorado de nosotros hasta el punto de grabarnos... Sentí el abrazo de Dios. Sentí el susurro de Dios que te está diciendo: “Te amo. No me olvido de vos. Te tengo tatuado..." (seguir leyendo)

"He aquí, en las palmas de mis manos, te he grabado..."
del libro de Isaías.

Licensed by Copycristian por Miguel Quintero Jr.

3 comentarios:

El Ojo Protestante blog dijo...

Hola Miguel!
Y nosotros, los salvos, también estamos "marcados" (Ef. 1:13)
Creo que la frase "marcados de manera indeleble" daría lugar a pensar en la forma de hacerse esta marca, si con tinta, con fuego, o como dice la RV, "esculpida" (esto por supuesto para quien desee pensar en la literalización del concepto). Y en verdad, preferiría que se entienda así, "marcados de manera indeleble" sin más, no importando tanto el "cómo" sino el "porqué" y el "para que".
(Sobre los tatuajes propiamente dichos... creo que la esencia del post pasa por otro lado ¿Cierto?.
Un abrazo
Dany

El Samurai dijo...

Perro:

Gracias por recordarme el post y la cita que haz tomado de Isaías la busqué entonces, no la hallé y por tanto no apareció en su momento.

Yo he decidido pensar que efectivamente estamos tatuados en sus manos y nada ni nadie nos tomará de allí.

A ver si un día platicamos más extensamente, creo que hay mucho que puedo aprender de ti. Saludos.

El Perro dijo...

Bendiciones Daniel: "marcado de manera indeleble" ¡Exacto!

Samurai:
Para mi fue de los inolvidables (tanto por el tema como por como nos fuimos por las ramas, Ja!)

Me encantará platicar contigo ¡Bendiciones!