sábado, 23 de junio de 2007

Tiempo de calidad...


A través del tremendo Jaaziel di con Capellan... blog cristiano y un post que me ha hecho pensar "¿Sermones de Estufa?... Me ha hecho pensar precisamente porque soy de los obsesivos que preparan su "sermón" con un par de semanas de anticipación...

Desde que tuve la oportunidad de compartir (allá cuando tenía como 17 abriles y Daniel Moreno -gracias Dan- me aventó a hacerlo) he pasado al frente con temor, procurando preparar con anticipación lo que compartiré.

Me agradó el post de Capellan porque enfatiza la necesidad de tener un plan a seguir en la palabra que predicamos (algo que he intentado por años), es cierto: necesitamos una visión que nazca del análisis de nuestro entorno, la gente que nos rodea, a la luz de la palabra... pero, además necesitamos la visión que viene de nuestra comunión constante con Dios a través de la oración.

Esta preparación no es exclusiva del "pastor" sino que es para cada creyente a la hora de edificarnos... las reuniones deben ser para la edificación unos de otros y... sé que hacemos los unos pero, ¿Qué estamos haciendo los otros?

¡Necesitamos tiempo en la camara de los secretos! (no la de Harry Potter) ¡Necesitamos intimar con aquél que tiene la visión real de lo que nos rodea! Muchos cristianos hemos descuidado la oración con la excusa que los padres trabajadores dan a los maestros cuando éstos les hablan de convivir con sus hijos: ¡No se trata de la cantidad de tiempo, sino de tiempo de calidad!

Verdades a medias son mentiras completas (diría un hermanito de la iglesia en que nací).

Es importante pasar tiempo de calidad con nuestro Padre Celestial pero, realmente es muy importante pasar t i e m p o . Las relaciones se fortalecen cuando pasamos tiempo con las personas con las que nos relacionamos...

Yo no podría llegar con mi esposa una vez a la semana, decirle que le amo con todo mi corazón DURANTE UNA HORA COMPLETA, darle lo necesario para sus necesidades y las de la casa (y más si es posible), marcharme y... aún asi declarar descaradamente que tengo una relación de "calidad" con ella. Sin embargo, eso es lo que muchos creyentes hacemos en nuestra relación con Dios.

Es cierto, necesitamos palabra que nos guíe a la visión de Dios, necesitamos palabra que nos llame a la misión de Dios... pero necesitamos también conocer íntimamente al Dios de la visión y misión, conversando con él, derramando nuestro corazón delante de él, callando en su presencia en atenta meditación, deberíamos orar... simplemente orar.

"...orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia..."
Pablo a los Efesios

Licensed by Copycristian

1 comentario:

BIOGRAFÍAS dijo...

Yo también visité a Capellán. ¡Buen Blog!